FAKE NEWS LA VERDAD DE LAS NOTICIAS FALSAS Autor: Marc Amorós García Editorial: Plataforma Editorial – 2018 PVP: 16,00 €

Es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada (Mark Twain)

Un usuario de FB verifica la verdad de una noticia después de contrastarla con sus opiniones preconcebidas (The Onion)
¿Qué prefieres leer fake news o comer caca?

La pregunta no es gratuita. Pueden parecer dos acciones muy distintas, pero para el papa Francisco son lo mismo: “los
periodistas que difunden fake news corren el riesgo de caer presos de la coprofilia (amor por la caca) y sus lectores, corren el riesgo de coprofagia (ganas de alimentarse de heces)”, afirmó Francisco en una entrevista. En todo caso, las dos acciones afectan a nuestra salud. Comer caca a la nutricional, leer y creer en fakes news a nuestra salud informativa. Y una sociedad con una mala salud informativa vive condenada a la ceguera. Si llegamos al punto de no poder confiar en las noticias, solo nos creeremos las que confirmen nuestro pensamiento, las que nos den la razón.

Así, nos volveremos sorda/os y ciega/os a aquellas noticias contrarias a nuestros prejuicios y opiniones preconcebidas. No estaremos dispuesta/os a que la información nos quite la razón, acto que nos llevará a una polarización cada vez más radical y a la involución.

Vamos por la calle y vemos a un niño con pantalones cortos y gorra inglesa pregonando: ¡¡fake news… extra, extra, mentiras frescas¡¡ ¿Compraríamos este periódico?. Apuesto a que no. La pregunta sería: si no lo hacemos en la calle ¿porqué lo hacemos por internet o en las redes?

Los FN son informaciones falsas diseñadas para hacerse pasar por noticias con el objetivo de difundir un engaño o una desinformación deliberada para obtener un fin político o financiero.

Las 3 piezas clave que tienen las FN son un titular impactante, una revelación que nos reafirma o nos indigna y una apariencia legítima o confiable. Y sin duda, la indignación y, en especial, el miedo son los motores para virilizar los FN y sin escrúpulos (de quien difunde y de quien las recibe), mejor. Para que una noticia falsa se haga viral debe primar la emoción sobre la reflexión, y su impacto generar ser de tal magnitud que nuestra primera reacción irrefrenable es compartirla, y que los demás nos digan que están de acuerdo con nosotra/os.

Una buena noticia falsa es la que refuerza nuestros prejuicios y opiniones.

Las FN, son la droga de moda. Las drogas actúan sobre nuestro sistema límbico y provocan una sensación de placer: por tener razón, por ser aceptada/os por los demás, por sentirnos conectada/os. Potente adicción que como animales consumistas –de información- somos incapaces de sortear.

Las trampas de nuestro cerebro favorecen el éxito de las FN:

  • Trampa 1: el cerebro siempre quiere darnos la razón (sesgo de confirmación). Filtro para destacar lo que nos da la razón e ignorar la que nos la quita
  • Trampa 2: el cerebro etiqueta como más ciertas las noticias más repetidas (efecto de la verdad ilusoria). Una noticia falsa compartida mil veces hoy, se convierte en verdad mañana.
  • Trampa 3: el cerebro siempre busca aliados. Nos juntamos con gente afín para reforzar nuestras creencias.
  • Trampa 4: el cerebro se autoengaña (disonancia cognitiva), para obtener ciertos beneficios que entiende más importantes que aceptar la realidad como es.
  • Trampa 5: el cerebro no lleva bien no recordar con precisión, y ante la duda se acoge a una explicación aunque sea falsa y la entiende cierta con solo sonarnos de algo.

    ¿Quiénes son los responsables de que las FN tengan tanto éxito? Nosotra/os: retuitea, cuélgalo en tu muro, wasapéalo, repinéalo…No te quedes tu sola/o con la noticia ¡comparte, comparte¡. Porque nosotra/os somos ya “medios de comunicación” (enorme responsabilidad cívica).

    Vivimos atrapada/os en un mundo de información deseada, con habitantes que opinan igual que nosotra/os (los demás, ni existen) y comparten mensajes informativos irreales pero deseados.

    ¿Qué hacer contra las FN?

    1. Mejor periodismo: más hechos, menos opinión (pagar por su independencia). EDUCACIÓN
    2. Reducir su difusión “Todos contra el fuego, tú lo puedes evitar”. EDUCACIÓN
    3. Convertirnos en detectores de FN. Pautas que las delaten. EDUCACIÓN
    4. Acabar con la impunidad de las FN. Mentir en un juicio es delito (ante profesionales de la

      justicia) o recrear escenas en entornos lúdicos ¿y no lo es contaminar a la ciudadanía con

      noticias falsas?

    5. Desincentivar económicamente las FN. Sin dinero, no hay paraísos de la falsedad. La

      mayoría de la gente recibe su información de redes que reciben dinero cada vez que alguien hace un “clic”.

    Bienvenida/os a su mundo feliz. Bienvenida/os a sus noticias afines. Bienvenida/os a Fake World… Si no quieren participar estén más atenta/os…