Riace revivió en los últimos años gracias a la llegada de inmigrantes de Africa y Asia.

El alcalde de Riace Domenico Lucano fue arrestado por la policía de finanzas luego de una investigación del Pm di Locri. Acusación: violación de las leyes destinadas a acoger a los solicitantes de asilo. Después del arresto, el juez de instrucción redujo la acusación: “a lo sumo, dijo, se puede argumentar que el Lucan era un administrador desordenado y a veces apresurado, pero al mismo tiempo, ha continuado el juez de instrucción”. Debe reconocerse que el Alcalde, durante la actividad de administrador de asuntos públicos, no hizo ninguna especulación ni obtuvo intereses personales “.

Domenico Lucano, alcalde desde hace tres mandatos resucitó a Riace. Dio alma a las casas abandonadas poblándolas con refugiados. Les enseña un oficio en talleres de hilados, de chocolates, de artesanías en vidrio, de pintura, de bordado, les da trabajo y les convierte en ciudadanos de la Ciudad Futura que fundó a la izquierda de la localidad, una parte de piedra de Riace que el éxodo de sus nativos había convertido en un pueblo fantasma y abandonado.

Estos 16,05 kilómetros cuadrados a 300 metros sobre el nivel del mar que conservan hilachas de muralla que dejó el terremoto de 1783, se volvieron en estos días mediáticos cuando el feroz rechazo que el viceprimer ministro y ministro del Interior, Matteo Salvini, no disimula hacia los inmigrantes hizo blanco en su alcalde Lucano: “Al Alcalde de Riace no le dedico ni siquiera medio pensamiento… Cero es un cero”, dijo el ministro que prometió recortar cinco mil millones de euros del presupuesto destinado a la inmigración.

Desde la Asociación El Pueblo Que Queremos nos sumamos a los actos reivindicativos que durante estos días se están llevando a cabo desde diferentes plataformas y asociaciones con el lema Riace No Se Detiene #RiaceNonSiArresta

 

El renacer de Riace había sido incluso el tema de un documental de 2010 del cineasta alemán Wim Wenders titulado “Il Volo”, en el que contaba la historia de cómo Lucano había logrado que su pueblo sobreviviera gracias al eficaz proyecto de acogida de refugiados, dándoles cobijo en las casas abandonadas del municipio

En 2016, la revista Fortune le incluyó entre los 40 líderes mundiales más influyentes y el pasado verano la alcaldesa de Barcelona (España), Ada Colau, visitó el pueblo italiano y destacó su “ejemplo de buena política en la acogida” de refugiados y también de “integración y lucha contra la xenofobia”. El alcalde también está acusado de irregularidades en la concesión de las contratas del servicio de recogida de basuras.

Numerosas voces han alertado de la existencia de una “campaña de criminalización” en Italia y otros países europeos contra las personas y organizaciones que defienden los derechos de los migrantes. Dos ONG de rescate, Proactiva Open Arms y Jugend Rettet, han visto sus barcos incautados bajo la acusación de “favorecer la inmigración ilegal”. A comienzos de septiembre, seis pescadores tunecinos, conocidos por su labor humanitaria, fueron detenidos por socorrer a una patera en peligro.  No solo han sido acusadas organizaciones, también hay otros episodios de este tipo que afectan mayoritariamente a particulares. Es el caso del sacerdote eritreo Mussie Zerai, investigado  por la Justicia italiana por recibir llamadas de socorro de migrantes en peligro en el mar