Un grupo de personas voluntarias cercanas a Las Rozas viajan Ventimiglia con ayuda humana y humanitaria

 El miércoles 6 de diciembre algunas personas voluntarias procedentes de Las Rozas, El Escorial, Lleida, Cádiz llegaron a Ventimiglia. Las autoridades Francesas decidieron hace meses cerrar el paso desde la frontera con Italia.

 Beatriz, de la Asociación El Pueblo Que Queremos  junto a  Teresa, Helena y Marina, colaboradoras de La Asociación ARENA; Diego e Ignacio de la ONG AIRE (Lleida); Pilar y Gema de ONG ALPICAT; Carmen Fisioterapeuta que sólo pudo estar un día, de Cádiz y personas independientes como Alba y Clara; y han llevado ropa de abrigo, sacos de dormir, mantas y muchas ganas de ayudar.

Desde el cierre de la ruta de los Balcanes, Ventimigia se ha convertido en un cuello de botella por su ubicación cerca de la frontera entre Italia y Francia.

[metaslider id=5508]

La mayoría de los migrantes que llegan a la ciudad pasan las noches a orillas del río Roya, debajo de un puente. Existe un centro habilitado por las autoridades y que gestiona Cruz Roja. Se haya a las afueras de la ciudad, fuera de la vista de los turistas.

Existe un dispensario donde un médico pasa consulta dos horas a la semana en dos días distintos. Dos fisioterapeutas, Carmen y Beatriz, lo utilizarán para desarrollar su tarea. También lo usan dos estudiantes de medicina y un enfermero, que aportan lo que pueden.

Allí hay otras organizaciones. Proyecto 20K que proporcionan acceso a internet y carga para móviles, para que los migrantes puedan comunicarse. También cuentan con un alamacenillo, donde se descargó el material llevado por la expedición, para su posterior distribución. Ya se han distribuido mantas y sacos de dormir.

Cáritas proporciona una comida al día, el desayuno. Y la Asociación KESHA NIYA KITCHEN cocina la cena en Francia y la distribuye a diario entre los necesitados.

 

 Nuestra compañera Beatríz Ortigosa viaja para ayudar como voluntaria a las personas Refugiadas.

Colabora en ARENA y es miembro de La Asociación El Pueblo Que Queremos de Las Rozas de Madrid

Salimos el miércoles por la mañana, la furgoneta de Arena va llena de donaciones (mantas, sacos de dormir, abrigos, comida, etc), y le seguiremos vari@s voluntari@s con el coche para llegar a nuestra primera parada en este viaje: Lleida. Allí, terminamos de cargar la furgoneta con más donaciones que ha recogido otro colectivo y saldremos el miércoles hacia nuestro destino final: Ventimiglia.
En esta ciudad, en la frontera entre Italia y Francia, vamos a descargar estos donativos que servirán para ayudar a las personas que, en su búsqueda por una vida (ya no mejor, sino algo que podamos llamar realmente vida), están bloqueados sufriendo el frío, el hambre, la frustración y la incompresión.
Además de la descarga de donativos esta vez, Arena y personas que colaboran quieren ir periódicamente para que no sea una ayuda puntual y poder potenciar las ayudas, escasas, ya existente allí gracias a más personas solidarias de todas partes del mundo.
Otros voluntarios, entre los que me incluyo, vamos a quedarnos allí entre uno y tres meses para dar una ayuda con constancia y que venga de la experiencia que da el vivir el día a día de la situación.
Muchos de los que vamos ya hemos tenido la ocasión de colaborar en esta y otras zonas, por suerte (podemos ayudar) o por desgracia (nos gustaría no tener que hacerlo), y destacamos la constancia de las personas que trabajan sin censar desde donde pueden. Todas las personas son necesarias y no dejaremos que continúe esta violación de los derechos humanos, los nuestros, los de todos. No miraremos para otro lado. Seguimos