Autores: Tejero, Héctor y Santiago, Emilio Editorial: CAPITÁN SWING - 2019

“Los últimos informes científicos señalan que la década 2020-2030 es decisiva. Las medidas que tomemos -o no-de aquí a 2030 van a determinar la evolución climática del planeta y, quizá, el fin de la civilización”

Este libro nos ofrece una interpretación del abordaje de la responsabilidad política que mueve la rebeldía social y en la que también EPQQ puede hallarse reflejada: “… una tensión entre un análisis crítico inengañable y una ilusión  utópica  indesilusionable”. “El compromiso de implicarse en un combate -que se sabe necesario- que seguirá mucho después de que nosotros muramos es un tipo de embriaguez muy especial: la seguridad de que el destino no sólo se sufre, sino que siempre se puede provocar

Vivimos tiempos extraordinarios: nunca antes ningún ser humano había experimentado una concentración de gases de efecto invernadero como la actual. El cambio climático y la crisis ecológica se están acelerando a un ritmo insospechado y ahora nuestra casa está en llamas. ¿Qué hacemos en un incendio? Mantener la calma y buscar una salida de emergencia. En este libro, Emilio Santiago y Héctor Tejero nos muestran primero la magnitud del incendio que amenaza nuestro futuro, y luego tratan de señalarnos una vía de escape hacia la que dirigirnos y ganar tiempo. Este horizonte de transformación urgente debe abrirse camino entre dos tentaciones desmovilizadoras: el catastrofismo, que otorga al colapso el estatus de un hecho consumado, y el tecnoutopismo liberal, que pretende rebajar la sostenibilidad a un problema técnico gestionable por el mercado. Esto implica asumir una premisa fundamental: la crisis ecológica es esencialmente una disputa política. Y para que los de abajo podamos vencer en la próxima década, que se antoja decisiva, los autores hacen una apuesta por el Green New Deal. Dado a conocer globalmente  por  Alexandria  Ocasio-Cortez,  el  Green  New  Deal  es  un  ambicioso programa de intervención pública y movilización social para frenar los peores desmanes del nihilismo ecológico y social neoliberal. Y puede convertirse en la llave maestra de un proyecto político ecologista de mayorías, capaz de plantar cara a la destrucción de la vida y de ganar un futuro mejor para todos los habitantes del planeta.