El conflicto armado interno de Siria comenzó en 2011 como herencia tardía de aquel malestar social que años atrás se había manifestado en la llamada “Primavera árabe” en el Norte de África y Oriente Medio. Os ofrecemos algunas de las claves que explican en gran parte el conflicto que actualmente se está desarrollando en esta parte del mundo. 

 


© AFP/Getty Images

1. Cómo empezó todo

Ante la patente falta de democracia dentro de sus fronteras, los ciudadanos sirios pedían cambios al gobierno de Bashar al Asad. No obstante, en marzo de 2011 estas protestas se hicieron constantes y el Gobierno empezó a utilizar la fuerza para disolver tales manifestaciones. El punto de inflexión se produjo el 18 de marzo de ese mismo año cuando varias personas murieron en Dera´a a consecuencia de los disparos ejecutados por las fuerzas de seguridad cuando intentaban disolver una protesta pacífica. Fue a partir de entonces cuando adquirió otra dimensión.

2. Cómo ha evolucionado el conflicto

Las protestas alcanzaron varias ciudades. En julio de ese mismo año ya eran miles de personas las que pedían la salida del gobierno de Bashar al Asad y a medida que crecía la oposición al gobierno, también se intensificaba la fuerza con la que el gobierno respondía. Fue entonces cuando los simpatizantes de la oposición empezaron a armarse, primero con el objetivo de defenderse, y más tarde para conseguir expulsar a las fuerzas de seguridad de sus regiones. En 2012 el conflicto ya se había extendió hasta Damasco y Alepo. En este punto, dejó de tratarse únicamente del inicial enfrentamiento entre los seguidores y opositores del gobierno de Al Asad.

3. Formación e intervención de otros grupos armados

En medio de la cada vez mayor escalada de violencia se crearon numerosas brigadas rebeldes opositoras al gobierno y entraron en escena otros grupos armados, como el autoproclamado Estado Islámico o Jabhat al-Nusra. Todos ellos, unidos a las fuerzas gubernamentales, empezaron a combatir por el control de las ciudades y los poblados utilizando todo tipo de armamento.

4. ¿Qué tipo de armas se han utilizado?

En agosto de 2013, imágenes en vídeo de civiles sufriendo los efectos de un ataque con armas químicas en el este de Ghouta, al este de Damasco, sorprendieron al mundo. Estas imágenes actuaron como un llamado de atención a la horrible y cruel naturaleza de los abusos cometidos en Siria. Lamentablemente, esto fue sólo la punta del iceberg. A lo largo y ancho de todo el país, los civiles continuaron siendo asesinados a diario en ataques en los que se usaban también otras armas prohibidas, tales como municiones de racimo y bombas, misiles y morteros regulares.

5. ¿Cuál ha sido la respuesta internacional?

A pesar de esta aterradora crisis, el apoyo internacional a los refugiados y al conjunto de países más cercanos a Siria -que albergan a la inmensa mayoría de ellos- ha sido claramente insuficiente. Los esfuerzos de mediación de la ONU por alcanzar un acuerdo de paz de forma gradual mediante un alto el fuego en Alepo u otras negociaciones multilaterales han sido manifiestamente infructuosos. Las últimas resoluciones de la ONU, en las que se establece un mecanismo internacional independiente para garantizar la rendición de cuentas por los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Siria desde marzo de 2011 y en las que se permite el envío de observadores de la ONU a Alepo, pese a suponer un gran paso adelante, llegan tarde.

6. Consecuencias

Las consecuencias son aterradoras. Se han cometido con absoluta impunidad crímenes de guerra, otras violaciones del derecho internacional humanitario y abusos flagrantes contra los derechos humanos.

Las fuerzas del gobierno han efectuado ataques indiscriminados y ataques directos contra civiles, como bombardeos de zonas residenciales e instalaciones médicas civiles. Han impuesto asedios prolongados que han cercaron a la población civil y la han privaron de alimentos, atención médica y otros servicios básicos. Han detenido y mantenido recluidas arbitrariamente a miles de personas. Han infligido sistemáticamente y con impunidad tortura y otros malos tratos a las personas detenidas. Han negado la entrada de ayuda humanitaria.

Los grupos armados no estatales, entre los que se encuentra el Estado Islámico, han efectuado ataques directos, bombardeos indiscriminados y han impuesto asedios en lugares predominantemente civiles. Han perpetuado presuntos ataques con armas químicas y son responsables de homicidios ilegítimos, en muchos casos de personas cautivas. Han realizado secuestros y también han negado el acceso humanitario.

Por su parte, las fuerzas de la coalición internacional han ocasionado muertes de civiles efectuando ataques aéreos contra el Estado Islámico y otros grupos armados en el norte y el este de Siria y las fuerzas rusas, la cual inició sus primeros ataques aéreos en apoyo al gobierno sirio en septiembre de 2015, dirigiéndose ostensiblemente al EI pero sobre todo a las zonas bajo control de grupos armados de oposición, han llevado a cabo intensos bombardeos aéreos, especialmente en el norte de Siria, que han matado a cientos de civiles, incluso en ataques que parecen ser crímenes de guerra, destrozando también instalaciones médicas.

7. Qué nos dicen las cifras

Conoce la crisis a través de sus cifras.