Hasta el 30 de octubre El Pueblo Que Queremos colaborando con Asociación Arena y  otras asociaciones como No Name Kitchen,  AHNA y Asociación Karaama se está realizando una recogida de alimentos y ropa con destino a Serbia y Croacia para paliar la dramática situación en la que se encuentran miles de personas refugiadas atrapadas entre fronteras esperando una solución en condiciones inhumanas.

Desde El Pueblo Que Queremos Asociación Vecinal de Las Rozas queremos sumarnos a esta iniciativa recogiendo alimentos y ropa para paliar en cierta manera las necesidades inmediatas cara a un duro y largo invierno. Las personas de contacto de nuestra asociación son Cristina: teléfono 609 95 31 03 y José: teléfono 619 86 45 51

Si no puedes colaborar aportando alimentos o ropa tienes varias opciones para hacer un ingreso en diferentes cuentas:

NO NAME KITCHEN

IBAN: ES90 0081 5155 7100 0198 4102  BIC/SWIFT: BSABESBBXXX BANCO SABADELL GIJÓN OP C/ Jovellanos 8 33206 GIJÓN o en este enlace

 

ASOCIACIÓN ARENA:

en este enlace

Asociación vecinal de Las Rozas El Pueblo Que Queremos:

Triodos : ES72 1491 0001 2921 5367 9523 (concepto Donación proyecto Serbia-Croacia)

 

 

Se necesitan de manera URGENTE:

Alimentos

  • Legumbres (lentejas, arroz, garbanzos, alubias y tomate envasado.
  • Cous-cous, aceite, harina y sal.
  • Café, té y azúcar
  • Galletas, especias y frutos secos.

Ropa

  • Ropa de hombre oscura. Las mujeres visten ropa de hombre para evitar violaciones
  • Zapatilla talla 39-40 preferiblemente
  • Camisetas y chandals, gorros y guantes.
  • Sacos de dormir, impermeables, chaquetas.
  • Teléfonos móviles (smartphones) y cargadores externos de batería

Varios

  • Ollas y tapaderas, cafeteras y teteras
  • Kits de higiene (jabón, cepillos dentales, peines, etc.)

Que es No Name Kitchen

 

Como todas sabemos, la alimentación es una necesidad, y hasta un placer, más cuando se comparte. Y partiendo de ahí, la No Name Kitchen nació. Fue un día de invierno, cuando empezaba el 2017 y más de 1.000 personas sobrevivían al frío balcánico, europeo, en una antigua estación de tren, del centro de Belgrado. Eran ‘refugiados’, esa palabra que nos hemos inventado para las personas que escapan de guerras y a las que nadie da refugio. Poco se hablaba de ellas, pero un grupo de personas supo de su situación, se acercó a verlas y decidieron agarrar su propio dinero, ir a un supermercado, comprar ollas y bombonas de gas y comenzar a cocinar.

Esa idea loca llegó a más personas situadas en diferentes países del mundo, que decidieron aportar ayuda y el proyecto siguió. Y siguió y creció. Así surgió la No Name Kitchen, una asociación independiente, por la que ya han pasado más de 500 voluntarios y voluntarias que creen que Europa tiene una responsabilidad con las personas que están buscando una vida segura y se han quedado atrapadas por el cierre de fronteras o por trámites burocráticos interminables.

Sid (Serbia):

Tras la evacuación del lugar de nacimiento de la No Name Kitchen, la asociación se mudó a Šid, una localidad al norte de Serbia, fronteriza con Croacia. Como las peticiones de asilo no reciben respuesta, millones de personas se ven obligadas a cruzar fronteras, escondidas por bosques hasta llegar a algún país europeo que les de el asilo ‘in situ’ y les permita ser ciudadanos con derechos. Cosa muy difícil. Eso supone caminar de forma furtiva por el bosque por la noche, dormir por el día, y así durante varios días, con el objetivo de cruzar a Italia. En el intento que puede durar años, las personas pasan tiempo en esta localidad, a veces meses. Allí las personas viven en una antigua fábrica situada a las afueras de Sid, totalmente derruida pero donde hay algunas paredes que se sostienen.

Alimentación.

Allí, durante muchos meses proporcionamos desayuno y cena. Ahora se ofrecen todas las herramientas necesarias para que los propios residentes del espacio puedan cocinar dando soporte a una media de 120 personas todos los dias. Además, se ofrece pan, te y fruta.
Ropa y abrigo. La No Name Kitchen asume la distribución de ropa, calzado, tiendas de campaña, mantas y sacos de dormir que los refugiados que habitan este espacio o llegan a Sid necesitan.

Agua e higiene.

Contamos con un tanque de agua en la fábrica abandonada que rellenamos durante varias veces al día para que las personas que residen en este espacio puedan beber, lavarse y cocinar. También organizamos duchas de agua caliente en el espacio dos días por semana, donde proveemos de todo material de higiene necesario y de maquinillas para cortar el pelo.

Atención médica primaria.

Contamos con la presencia de voluntarias y voluntarios con formación en enfermería que se encargan de ofrecer ayuda sanitaria.

Energía eléctrica.

Disponemos de un generador donde cargar los teléfonos móviles, que permite a las personas que residen en la fábrica comunicarse con sus familias y poder gestionar sus desplazamientos.

Equipo legal.

Debido al contacto directo que mantenemos a diario con las personas en busca de asilo, hacemos una recogida de información que permite conocer, recopilar y denunciar las deportaciones ilegales desde Croacia que, tristemente, vienen acompañadas de una terrible violencia de la que somos testigos a diario.

 

Velika Kladuša (Bosnia):

En invierno de 2018, muchas personas de esas que llaman refugiadas, atrapadas en Serbia y en Grecia, vieron Bosnia como una oportunidad alternativa para llegar a Europa. Velika Kladusa es un pueblo que destaca por estar muy cerca de Eslovenia. Y ahí se mudó la No Name Kitchen en mayo de ese mismo año.

Materiales para afrontar el invierno.

 La No Name Kitchen además de asumir la distribución de ropa, también se encarga de ofrecer tiendas de campaña, chaquetas de invierno, mantas y sacos de dormir que las personas que llegan a Velika Kladusa necesitan. Además hemos construido y distribuido estufas y leña que harán que el invierno sea menos catastrófico.

Reportes violencia policial. 

Recogemos todos los casos que conocemos de deportaciones ilegales y violencia policial contra los refugiados. Como ejemplo, en el mes de agosto se documentaron 254 deportaciones, la mayoría con violencia. Esta información se comparte con diferentes organizaciones, organismos internacionales, medios de comunicación y parlamentarios europeos.

 

Visita la página web https://www.nonamekitchen.org/

Contacta con la asociación