El mundo se halla inmerso en una grave crisis SIN precedentes, en dónde la BIODIVERSIDAD se alza como la mejor barrera natural para protegerse de las amenazas de pandemias.

Aumento de deforestación = aumento de enfermedades

Las acciones humanas condicionan la desaparición de Biodiversidad a un ritmo MIL veces superior que de forma natural, colocando a más de un millón de especies en peligro de extinción, destruyendo más del 85 % de los humedales y destinando más de un tercio de toda la superficie terrestre –y casi el 75 % del agua dulce– disponible a la producción agrícola y ganadera.

En la Amazonia, en los últimos cuatro años, se han descubierto 600 nuevas especies de plantas, a pesar de las dificultades con las que se encuentra la investigación en ese país. Pero, desafortunadamente, muchas de estas especies solo se identifican cuando su hábitat y existencia ya están en grave riesgo. 1.360 hectáreas de bosque, equivalentes a 1.865 campos de fútbol, fueron deforestadas dentro de los territorios indígenas de enero a abril de este año. 

Entre 2000 y 2010, se censaron más de 6.000 nuevas especies desconocidas hasta la fecha en aguas abiertas. Esto indica hasta qué punto es desconocida la biodiversidad marina en alta mar. Sin  embargo, el 66% de los mares muestra una alteración severa por el impacto humano, lo que está provocando el declive en la cantidad y diversidad de vida marina conocida.

 

Más del 40% de los polinizadores invertebrados, en particular abejas y mariposas, imprescindibles para la riqueza botánica, se enfrentan a una extinción inminente.

 

Si no se conserva la biodiversidad, entre otras muchas dificultades para la vida, las futuras pandemias serán más frecuentes, que se propaguen de forma más rápida y quizá mucho más graves. Cuidemos la Biodiversidad que nos ha permitido llegar hasta aquí y la única que nos puede hacer continuar.

 

Asociación Vecinal de Las Rozas El Pueblo Que Queremos