Los vecinos más afectados han calificado de ‘cacicada’ la actuación municipal al no respetarse el resultado de la consulta

Grave error del equipo de gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento con su actuación sobre la consulta realizada para determinar el sentido del tráfico de la calle Comunidad de Murcia. Los vecinos más afectados han calificado de ‘cacicada’ la actuación municipal al no respetarse el resultado de la consulta.

El sentido del tráfico en la calle Comunidad de Murcia ha sido históricamente de doble sentido y hubo una primera consulta realizada entre los vecinos más cercanos a la calle que propició el tráfico en un único sentido descendente y que fue impugnada por otras urbanizaciones colindantes por no haber podido participar en la consulta.

Para resolver esta situación, el Ayuntamiento, por medio del concejal del Distrito Centro, Juan Ignacio Cabrera Portillo, dirigió un escrito con fecha 3 de febrero de 2017 a todos los vecinos afectados en el que se convocaba una consulta para determinar una “resolución definitiva” al sentido del tráfico.

La consulta se realizó el pasado 6 de marzo de 2017 y la participación fue muy notable. Votaron en la consulta 594 personas (estaba limitada la participación a una persona por vivienda). De las tres opciones propuestas: sentido descendente (179 votos), sentido ascendente (145 votos), resulto elegida mayoritariamente la de doble sentido que era la fórmula histórica y que obtuvo 262 votos.

Después de seis meses y de varios intentos para poner en marcha la opción elegida por los vecinos, el pasado 15 de diciembre de 2017 el Ayuntamiento de Las Rozas comunica a los administradores de las urbanizaciones el inicio ese mismo día de la nueva señalización en contra de la decisión adoptada. Se entiende que la decisión comunicada y ejecutada en el mismo día por el Ayuntamiento trataría de evitar las protestas de los vecinos que se sienten perjudicados por esta decisión contraria a la decisión adoptada democráticamente en la consulta.

La nueva situación provoca que calles que hasta ahora tenían una circulación interna de la propia urbanización El Soto y parcial de Vistasierra, se han convertido en calles de paso que comunican las vías más rápidas y anchas de la zona como son Comunidad de Murcia y Comunidad de Andalucía.

Esto ha provocado un aumento considerable de tráfico, fundamentalmente en las calle Denia y Mazarrón, y un aumento de velocidad (los vehículos circulan a velocidad diferente cuando el tráfico es interno a cuando se circula de paso). Además, estas calles no están diseñadas para este tráfico, son tan sumamente estrechas que si se respetase las normas de aparcamiento difícilmente podría realizarse la circulación.

En estos momentos, en el caso de la calle Denia, se aparca ostensiblemente encima de las dos aceras que las inutilizan para el tránsito de personas, situación esta que era aceptada por sentido de convivencia dado que el tráfico era interno y muy limitado. Desde el 15 de diciembre, con la nueva situación, ya se han producido algunos incidentes con personas mayores que tienen que andar por el centro de la calle.

Los vecinos están tomando algunas iniciativas para impugnar esta decisión antidemocrática y claramente perjudicial por los efectos de un tráfico desconocido desde que se construyeron las viviendas.

Mal ejemplo del Ayuntamiento que incumple las consultas que convoca entre los vecinos.

Ver Documento Vecinal

https://wp.me/a8lJi9-1z2