La vida moderna se ha vuelto muy compleja y, lo que es peor, parece que nadie se preocupa de las implicaciones que eso tiene en lo cotidiano, en el estrés, en el sentimiento de impotencia, de ignorancia, de no estar a la altura de lo que se espera de mí, en fin, en una parte sumamente importante de nuestro ser: la autoestima.

Se ha instalado, o mejor dicho pretenden imponer, un pensamiento que demostraría que las famosas apps (aplicaciones para instalar en los teléfonos inteligentes) o la interfaz web o en general la denominada interfaz hombre-máquina (las mujeres no cuentan en esto) permite realizar todas las tareas que antes hacíamos en esos engorrosos “trámites” en ventanilla o por teléfono ahora convertidos en terroríficas máquinas de preguntar si quieres A pulsa B, si quieres C pulsa D o mantente a la espera… indefinidamente.

Que las buenas gentes están empezando a cansarse de la situación lo demuestra la petición de Carlos San Juan en Change.org que simplemente pide: “Ahora casi todo es por Internet… y no todos nos entendemos con las máquinas. No nos merecemos esta exclusión. Por eso estoy pidiendo un trato más humano en las sucursales bancarias.” que ya lleva casi 650.000 firmas.

Por supuesto que no es solo el proceso digitalizador de los bancos el que está afectando seriamente nuestra vida, la administración, siguiendo el modus operandi de las empresas, hace cada vez más complejos los trámites para cualquier gestión, que si el certificado digital, que si Clave que si Autofirma, que si cita previa en un teléfono que no contesta…

Sabemos que la máquina digitalizadora no se va a parar, que los objetivos de las empresas y ahora de algunas administraciones como la de la Comunidad de Madrid, por simplificar su estructura de personal es inagotable y solo piensan en ver la forma por la que se pueden deshacer de ese molesto recurso que siempre está pidiendo más estabilidad, más conciliación, más salario, más dignidad, más igualdad.

 

Desde El Pueblo que Queremos seguiremos trabajando por la simplificación de todos estos procesos esenciales. Entretanto se logra, si es que se consigue, nos ofrecemos a ayudar a las personas que lo precisen en todas esas gestiones tan necesarias como difíciles y engorrosas. Con la administración y con las grandes entidades no es posible prometer resultados, pero pondremos a disposición vecinal nuestra experiencia y conocimiento para intentarlo.

 

Si lo consideras oportuno y crees que nuestra ayuda puede ser de utilidad envíanos un mensaje a 624 65 45 30 y veremos qué podemos hacer por ti.

 

Contacta con la asociación