Nos llegan pésimas noticias sobre la situación de las personas refugiadas en Grecia. Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció el mes pasado que debía cerrar su centro de aislamiento COVID-19 en Lesbos por multas y posibles demandas de las autoridades griegas. En la capital, miles de refugiados están en la indigencia absoluta, sin casa, sin el techo de un contenedor bajo el que dormir, sin una ayuda mínima para sobrellevar las necesidades diarias. Y muchos de ellos con problemas de salud física y mental muy serios (tuberculosis, VIH, torturas, violaciones). 

 

Fuente: #SOSRefugiados

Pero nuestros informes pretenden dar noticias alentadoras y afianzar entre quienes formamos SOS Refugiados la certeza de estar haciendo las cosas bien porque con nuestro compromiso y nuestra energía sí aliviamos la suerte de nuestros hermanos refugiados y les transmitimos el sentimiento de que estamos a su lado. Por eso hablamos de lo que hacemos y de lo que está en nuestras manos conseguir.

Y estos son nuestros objetivos inmediatos: tenemos que afrontar los próximos meses recuperando el ritmo en el envío de alimentos, productos de higiene, ropa y abrigo, medicinas; ahora que finaliza el verano, pese a la pandemia y sus estragos hemos de retomar las campañas de recogida en los barrios, los colegios, los grupos de amigos.

Tenemos que arreglar la furgoneta: cambiarle las cuatro ruedas y revisar el sistema electrónico. Tenemos que conseguir muchos pañales para bebés y niños, sobre todo del 4 y el 5, porque ya no tenemos ni uno. Tenemos que empezar a pensar en la llegada del frío e ir acopiando en casa o en el local mantas, sábanas, abrigos. Tenemos que seguir difundiendo entre la gente lo que se hace para que se suban a nuestro barco y ya no quieran abandonarlo. Tenemos ya que ir con el boca a boca contando que estamos preparando el calendario del 2021 e ir haciendo una lista de peticiones.

Como ya anticipamos el mes pasado, hemos conseguido completar este mes otro contenedor con casi 50 palés que salió Valencia el sábado 29 de agosto.

RECOGIDAS, EVENTOS, INICIATIVAS SOLIDARIAS:
Este mes han sido escasas las recogidas realizadas, el verano y las vacaciones no ayudan. Por eso hemos de agradecer, más si cabe, el tiempo y esfuerzo dedicados a ellas por Belinda (Alemania) y sus palés de ropa; Móstoles sin fronteras, siempre activ@s como nadie; Yolanda y el municipio entero de Zambrana (Álava); el grupo de Tres Cantos; Zuleima de El Hierro, y la incansable cuadrilla de jóvenes de Premià de Mar coordinada por Javi que, además de haber realizado una estupenda recogida de alimentos, han recaudado una buena suma con la organización de un concierto y la venta de libros, bolsas pintadas y cuadros realizados por ellos. Gracias otro mes más, Legumbres Penelas y Tortas Inés Rosales por haber pasado a formar parte del equipo de SOS.

Nuestr@s amig@s de la asociación Aquí comemos todos, de Alcázar de San Juan nos alegran el mes con su hermosa iniciativa de confección de mascarillas que ofrecen a cambio de que cada comprador haga un ingreso voluntario directamente en la cuenta de SOS. Gracias.

DONACIONES:
Gracias a l@s teamers de SOS Refugiados, todos los meses empujando. A ver si doblamos el número y os traéis un amigo al grupo. Gracias también a las más de 50 donaciones que se han hecho este mes, las de l@s donantes fij@s y las puntuales: Paco Orti, Estela de Castro y el Proyecto PHES y todas y todos los que habéis ayudado. Y gracias de nuevo a Móstoles sin Fronteras por su aportación excepcional para costear buena parte del transporte del contendor de Valencia a Atenas.

Acabamos este informe bajo la inspiración de lo que para algunos es el texto más lúcido de la literatura política, del escritor y periodista británico Chesterton, siempre recomendable. Much@s lo conoceréis.  Es un ataque contra una ley promulgada entonces en su país para evitar las epidemias de piojos en los barrios pobres, exigiendo que los niños de la clase obrera llevasen las cabezas rapadas. Y en este imprescindible texto afirma que “la lección de los piojos de los suburbios es que, lo que está mal son los suburbios, no el pelo”.

En el último párrafo, después de pegar un repaso a todo aquello que, según él, contraviene lo que es sagrado en la vida de las personas, concluye: “Hay que empezar por el pelo de una niña. Cualquier otra cosa es mala, pero el orgullo que siente una buena madre por la belleza de su hija es bueno (…) Si hay otras cosas en su contra, hay que acabar con esas otras cosas. Si los terratenientes, las leyes y las ciencias están en su contra, habrá que acabar con los terratenientes, las leyes y las ciencias. Con el pelo rojo de una golfilla del arroyo prenderé fuego a toda la civilización moderna (…) La pequeña golfilla de pelo rojo dorado, a la que acabo de ver pasar junto a mi casa, no debe ser afeitada, ni lisiada, ni alterada; su pelo no debe ser cortado como el de un convicto; todos los reinos de la tierra deben ser destrozados y mutilados para servirla a ella. Ella es la imagen humana y sagrada; a su alrededor, la trama social debe oscilar, romperse y caer; los pilares de la sociedad vacilarán y los tejados más antiguos se desplomarán, pero no habrá de dañarse ni un pelo de su cabeza.”

Hace más de cien años de estas palabras, pero el diagnóstico de las lacras sociales y su solución deberían abrir hoy los informativos de todas las televisiones del mundo y hacerse viral en las redes. A seguir luchando.

Un abrazo sin fronteras a tod@s.
 
RED SOS REFUGIADOS
AGOSTO 2020

 

Contacto: comunicacion@sosrefugiados.org
Web: sosrefugiados.org
Facebook: facebook.com/sosrefugiados
Twitter: twitter.com/sosrefugiados
Instagram: instagram.com/sosrefugiadosspain
Youtube: https://bit.ly/3dTU9Yd