El problema de la consulta catalana, me plantea una serie de interrogantes que no deberían de pasarse por alto desde la ciudadanía neutral y bien informada de ambos lados de la trinchera dialéctica. Vamos a ello…

 

  • ¿Es democrático que el gobierno catalán convoque unilateralmente un referéndum, cuando en las últimas elecciones una mayoría de electores se decantaron por los partidos no separatistas?  Se podría decir que tiene la legitimidad del parlamento, pero es gracias a una Ley electoral que beneficia a los partidos más votados. 
  • ¿Es democrático que el gobierno español prohíba la realización de un referéndum que pide un 80% de la población catalana y más de un 85% de sus municipios? Obviamente es ilegal convocar la consulta, tal y como parece que está redactada la Constitución post-franquista. Otra cosa es que había que haberla cambiado hace mucho y aproximarla a países con tanta tradición democrática como son Canáda y Reino Unido, donde se se permiten estas consultas. Y otra cosa más, es seguir fabricando independentistas con una prohibición que va en contra de la mayoría social catalana, sea cual sea el resultado final de este referéndum, si es que algún día llega a realizarse.
  • ¿Debería convocarse un referéndum a nivel de todo el estado español, dado que se emplea el recurso de que la soberanía reside en el conjunto de la población del estado? Este si sería legal, pero en ningún momento el gobierno central ha hecho el menor movimiento ni comentario al respecto. Es lógico, puesto que el resultado podría arrojar, cara al exterior, que Catalunya es un territorio retenido a la fuerza dentro de España. 
  • ¿Tienen motivos los catalanes para querer separarse de España? Cuando un año tras otro, salen pacíficamente a la calle 2 millones de personas reclamando la autodeterminación debemos pensar que sus motivos tendrán. Cuando el nuevo Estatuto se aprobó pasando por todas las legalidades requeridas y fue tumbado por el voto de dos magistrados del Constitucional que ya no tenían que estar allí, los independentistas no pasaban de ser el 20%… ahora rozan el 50%. Claro que se suman razones de tipo económico, pero el problema identitario podría haberse resuelto sin más, al menos durante un par de décadas.
  • ¿Le interesa a Catalunya independizarse de España, desde un punto de vista económico?… ¿ Y si lo hiciera, seguiría perteneciendo a la UE? Creo que en estos momentos es lo que menos preocupa a los impulsores del secesionismo.

Estas interrogantes, que son las que se plantea todo el mundo en la calle, y que naturalmente permite muchas respuestas alternativas, según la conveniencia y el ideario de cada cual, ocultan , a mi modesto entender, otra realidad bien distinta, que nos llevaría a una nueva pregunta

 ¿ Porqué desde Catalunya se pretende hacer una consulta que se sabe que no van a ganar los independentistas, y el gobierno central la prohibe, aún a sabiendas que este va a ser el resultado?

Por una razón muy sencilla, porque este enroque de ambas partes, permite que siga gobernando la derecha a ambos lados del Ebro, a pesar de estar perseguidos por una corrupción vergonzosa y escandalosa, que incluso tiene visos de pertenecer a la misma trama. De este modo, pueden seguir escondiéndose sus vergüenzas mutuas, recortando derechos sociales, aumentando la desigualdad, y escondiendo debajo de las banderas el dinero que nos han robado y que se han llevado a los paraísos fiscales.

En resumidas cuentas, ellos nos enemistan a los españoles contra los catalanes y a los catalanes contra los españoles, mientras siguen campando como Atila por nuestros bellos paisajes ibéricos, dejando arrasado lo que costó tantos años de lucha, en la que juntos se consiguieron derechos que ahora han desaparecido. Esta es la otra realidad, la que debería de entender el ciudadano, más allá de que algún día habrá que inventar otro tipo de estado en el que nos encontremos todos a gusto y hermanados. Vamos, que no habrá referéndum, a no ser que el IBEX35 lo considere oportuno, que no creo.

Opinión: Tony Rodecues

 

Contacta con la asociación